Para limpieza habitual del mueble basta con pasar un paño seco o húmedo. No emplear productos agresivos como disolventes, aguarrás ó detergentes fuertes.